lunes, 7 de noviembre de 2016

El tiempo no existe más que en la mente, según físicos

Una de las conclusiones que emergen de la teoría de la relatividad de Einstein es que el tiempo es, evidentemente, relativo: depende de la velocidad a la que se mueve en el espacio un observador, por lo cual se considera que es parte de un compuesto llamado tiempo-espacio. Aquí Einstein ya había esbozado algo que recientemente está siendo formulado abiertamente diciendo que es la mente la que crea el tiempo. El tiempo no existe independientemente de la percepción.

Para los seres humanos, el tiempo se mueve en una única dirección que va desde la anticipación a la experiencia y a la memoria. Aparentemente el tiempo progresa linealmente del pasado hacia el futuro, dejando consecuencias tangibles. Esto convencionalmente parece algo innegable, sin embargo, desde la perspectiva de la física, estos tres tiempos son en realidad lo mismo. En términos científicos, las leyes de la física son temporalmente reversibles, lo que significa que los mismos efectos ocurren no obstante si el tiempo corre hacia adelante o hacia atrás.

Algunos físicos explican la dirección de la flecha del tiempo como una propiedad emergente de la interacción de partículas a nivel cuántico. Esto quiere decir, en cierto punto, que cuando empiezan a interactuar con objetos más grandes, las extrañas propiedades del mundo cuántico pierden coherencia y disminuyen las probabilidades de que puedan existir en dos lugares al mismo tiempo (superposición) y cosas por el estilo (como la spooky action at a distance del entrelazamiento cuántico). Es en este punto, al disolverse el extraño comportamiento de las partículas subatómicas, en el que el tiempo emerge como una característica matemática considerable del universo. Esto es explicado por la física a través de la ecuación Wheeler-DeWitt. La ecuación sostiene que la gravedad obliga a las partículas subatómicas a comportarse de manera clásica, por así decirlo, permitiendo que emerja el universo sólido, predecible y linear que observamos.

En una nueva teoría publicada en la misma revista en la que Einstein publicó sus artículos sobre la relatividad general, Robert Lanza, director de Astellas Global Regenerative Medicine y Dmitry Podolsky, de la Universidad de Harvard, pusieron a prueba la ecuación Wheeler-DeWitt. Sus resultados muestran que los efectos de la gravedad entran en acción demasiado tarde para romper la coherencia de las propiedades cuánticas, lo cual pone seriamente en duda que la gravedad sea responsable de la dirección universal de la flecha del tiempo.

"Nuestro trabajo muestra que el tiempo no existe como algo que esté allá afuera corriendo del pasado al futuro, sino que es una propiedad emergente que depende de la habilidad del observador de preservar información de los eventos experimentados", dice Lanza, quien es autor también de la teoría del biocentrismo, la cual sugiere que el espacio y el tiempo son constructos de nuestros sentidos biológicamente limitados. Y afirma de manera categórica "de hecho el observador crea el tiempo".

Esta afirmación no es tan radical como podría parecerle a algunos, en realidad es algo que han señalado numerosos filósofos desde hace siglos y que se encuentra en las tradiciones místicas de diversas religiones. Consideremos algunas proposiciones filosóficas sobre la existencia del tiempo solamente como una creación de la mente  o, mejor dicho, como un constructo relativo a la mente. Podemos hablar de un continuum espacio-tiempo-mente.

TIEMPO Y MENTE EN EL HERMETISMO 

El alquimista, egiptólogo y filósofo neopitagórico René A. Schwaller de Lubicz, considera que todo el universo no es más que lo que llama el evento cósmico, la creación misma que es igual a la eternidad, la cual percibimos desde la multiplicidad y la separación como una serie de eventos concatenados (como tiempo) siendo todo un único momento, el cual llama el paso del Uno al Dos. "La Génesis nos aparece a nosotros como tiempo", dice Schwaller. En otras palabras si nuestra percepción no estuviera condicionada por la división sujeto-objeto, percibiríamos la totalidad del universo dándose a luz (y aniquilándose) a sí misma todo el tiempo.

En el presente todo se entremezcla, incluyendo todos los instantes del génesis de todas las cosas. Este presente es una dimensión inobjetificable que contiene todos los volúmenes. Desde la perspectiva del espacio, es la necesidad la que provoca que las cosas existan bajo ciertas condiciones; es también, en el sentido del tiempo, la posibilidad inmanente en cada objeto cada instante. Así, la Creación es constante en el esoterismo, pero para el exoterismo está ubicada "En el principio...".

El filósofo Manly P. Hall dijo en una de sus lecturas que "el tiempo nace de la mente observando el espacio ("Time is born from Mind looking at Space"). Esto parece ser una glosa de la filosofía hermética y neoplatónica, donde el nous es la difusión del espacio y por lo tanto el tiempo es la actividad autorreflexiva de la mente, creatividad espontánea que se va reificando como una sucesión de objetos separados, al perder la noción de la unidad indivisible por el oscurecimiento de la conciencia empañada por la ilusión de la materia. Asimismo, este es el mismo instante de la creación, según relata el Poimandres, el hombre primordial, que es sólo arquetipo, que se mira a sí mismo en el espejo del espacio y detona la trama de la caída por las esferas y el posterior ascenso o retorno a la fuente, todo como una gran ilusión, espejismo, narcisismo redivivo. En el Timeo, Platón sugiere que el espacio y la mente están entrelazadas y forman de su relación el tiempo:

Ya que si no hubiéramos visto las estrellas, el Sol y el cielo, ninguna de las palabras con las que hemos descrito el universo habrían sido dichas. La visión del día y la noche, los meses y las revoluciones de los años, han creado el número, y nos han dado un concepto del tiempo y el poder de investigar la naturaleza del universo; y de esta fuente hemos derivado la filosofía...

TIEMPO Y MENTE EN LA PSICOLOGÍA DE JUNG 

La idea expresada aquí de una relatividad espacio-tiempo-mente fue concebida por Jung en su libro Sincronicidad, donde plantea que fenómenos como la astrología o la telepatía podrían explicarse no tanto como un fenómeno de energía sutil sino a través del concepto del Unus Mundi, la unidad de la mente y el espacio-tiempo. 

Como he dicho, es imposible, con nuestros recursos actuales, explicar la percepción extrasensorial, o el hecho de la coincidencia significativa, como un fenómeno de energía. Esto termina con la explicación causal también, ya que un “efecto” no puede entenderse sino como un fenómeno de energía. Así que no puede ser una cuestión de causa y efecto, sino de caer conjuntamente en el tiempo, un tipo de simultaneidad… considero que la sincronicidad es una relatividad del tiempo y el espacio psíquicamente condicionada.

TIEMPO Y MENTE EN EL VEDANTA

Una mirada detallada a la palabra sánscrita māyā, nos puede hacer comprender esta relación, que hace eco de la interdependencia entre el observador y lo observado, que forma parte de la epistemología de la física cuántica. Es en la medición donde el tiempo surge y no sin ella. La palabra māyā curiosamente tiene una riqueza etimológica que la relaciona tanto con medición, materia y magia o ilusión. Dice Ananda Coomaraswamy que māyā es: 

La medición maternal y significa esencialmente la manifestación de un mundo de apariencias, cuantitativo y en cierto sentido "material", por el cual podemos estar hechizados o iluminados en la medida de nuestra propia madurez. Así, la medición es la madre de la materia: el nacimiento del mundo aparente de las cosas separadas que se extienden en el espacio y en el tiempo.

Podemos pensar en māyā como la ilusión del tiempo. Esta ilusión puede percibirse como el mundo del samsara, del sufrimiento que genera la separación, la muerte, la vejez, la enfermedad, como en la mitología griega, como Cronos, la cruel divinidad que devora a todos sus hijos. O puede ser entendida como un espectáculo mágico insustancial, un sueño que tiene la posibilidad de hacerse lúcido y despertar al goce estético, la potencialidad infinita de la mente de manifestarse como cualquier cosa siempre. Este último aspecto se encuentra entre el tantrismo, especialmente es defendido por el shivaísmo tántrico, donde Māyā, es el nombre de uno de los tattvas (aspectos o principios de la divinidad que se manifiesta como el mundo) y uno de los shaktis o poderes de esta divinidad que es conciencia absoluta no dual. Así, toda la ilusión del tiempo es pura delicia. Podemos pensar en Māyā en su aspecto de diosa, la diosa con la que se recubre la conciencia absoluta que es sólo luz, así manifestándose miríficamente en un juego de seducción y reconocimiento como una aventura erótica del tamaño del universo. 

TIEMPO Y MENTE EN EL BUDISMO

En su libro A Cascading Waterfall of Nectar, el gran maestro del budismo vajrayana, Thinley Norbu Rinpoche cita uno de los tantras de su tradición nyingma:

La conciencia de la mente se despliega como el tiempo.

La conciencia es el aspecto condicionado de la mente para el budismo, y esta existencia de la mente bajo las causas y las condiciones es lo que forma el tiempo. Sigue Norbu Rinpoche:

El tiempo puede ocurrir como un instante o muchos eones, pero que el tiempo sea corto o sea largo depende de los hábitos de un ser. Aunque se habla de un tiempo exacto, el tiempo exacto no existe. El tiempo depende siempre de los hábitos de percepción de tiempo de los seres, incluyendo los consensos sobre qué ocurrió antes o qué ocurrirá después. La historia es creada a partir de lo que es acordado por la mayoría de las personas de un cierto lugar y contexto en común, pero en realidad no existe un tiempo que pueda ser fijado... El tiempo no existe, es sólo conceptual. 

El budismo, sin un dios creador, es la religión de la mente, aunque es muy cauto de no deificar y reificar a la mente. Sin embargo, no existe nada que no sea más que el juego insustancial de la mente. En el tiempo todas las construcciones son castillos de arena –incluyendo los soles y las galaxias–, impermanentes y sin existencia inherente, ya que se originan de manera interdependiente, y son sólo relativas, no se puede decir que existen más que como apariciones momentáneas en el flujo de la conciencia. O siguiendo las metáforas clásicas del budismo mahayana, en este caso expresadas por Longchenpa:

Todos los múltiples fenómenos,
Aunque surjan, naturalmente no existen sustancialmente.
No hay tal cosa; no hay naturaleza material permanente.
Justo como el agua de un espejismo, un sueño, un eco,
una emanación mágica, el reflejo de una forma,
una ciudad de ghandarvas, y las ilusiones de los ojos.
Sólo aparece. Pero al aparecer, no tiene ninguna base,
no hay ninguna sustancia...
[...] Las cosas surgen, pero no existen materialmente.
De la misma forma que cualquier cosa que es soñada, 
es sólo un emanación del sueño y realmente no existe,
todas las cosas son sólo el éxtasis de la mente que se sabe a sí misma...

TIEMPO Y MENTE EN LA HISTORIA DE LA CIENCIA

El historiador de la ciencia James Gleick escribe en su libro Time Travel: A History:

"Meras sombras", dijo Minkowski [el maestro de Einstein]. Eso no era sólo poesía. Lo dijo casi de manera literal. Nuestra realidad perceptual es una proyección, como las sombras proyectadas por el fuego en la cueva de Platón. Si el mundo (el mundo absoluto) es un continuum en cuatro dimensiones, entonces todo lo que percibimos en cualquier dado instante es una rebanada de la totalidad. Nuestro sentido de tiempo: una ilusión. Nada pasa; nada cambia. El universo (el universo real, oculto a nuestra vista fragmentaria) comprende la totalidad de estas intemporales y eternas líneas de mundo.

CONCLUSIÓN

Como tema en común encontramos la noción de que el tiempo surge solamente en relación al acto de observación. Esto es algo que se ha antropomorfizado con la idea de historias de creación en las que ésta surge de la mirada, del deseo del creador (o de la causa) de contemplarse a sí mismo o de disfrutar de la potencialidad infinita de su propia creatividad, es decir la Mente que se despliega como energía y materia. La ecuación  de la mente y el espacio, que según el budismo son una unidad indivisible, produce como una de sus posibilidades el tiempo, el orden, y su procesión de mundos, que desde la perspectiva absoluta ni siquiera existen. Por otro lado, desde la perspectiva teísta esotérica, podemos sugerir que el tiempo nace como la autopercepción de la unidad absoluta, que para conocerse a sí misma debe multiplicarse, hacerse un otro y de aquí la cadena de apariciones y sucesiones de la unidad absoluta haciéndose conocida a través de la diversidad, es decir a través de las relaciones. El Ser, dice Schwaller de Lubicz, se manifiesta sólo a través de las relaciones. Y las cosas que vemos, como el tiempo, son los "accidentes que existen en relación al orden absoluto de la luz sin sombra que es la autocontemplación de la causa". "La creación es constante y no tiene duración en sí misma. Es sólo cuando la luz se divide en sí misma que la procreación o la duración comienza". Y esta "escisión es una 'autocontemplación' que crea el ego" y el orden del universo como una especie de fractal holográfico o imagen que contiene en todas sus partes la totalidad. Este es el divino ilusionismo del tiempo, que nos aparece como una película, con imágenes en movimiento, cambiando, cuando hay un único fotograma: la eternidad.

pijama SURF


PD1.: Vive de instante en instante, porque eso es la vida.
PD2.: La realidad deja mucho a la imaginación.
PD3.: Que aunque las estrellas sean fugaces su belleza permanezca.
PD4.: Desangrarse también es un comienzo.
PD5.: Cuando el amor no es locura, no es amor.
PD6.: La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa a nadie.
PD7.: Moradores diurnos.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Vida

Lucha!

PD1.: Y lo bien que sienta no hablar con quien no quieres.
PD2.: Cuando sabes que nada es para ti, vives con menos peso y más tristeza.
PD3.: Un lobo estepario compartiendo su intimidad en una red social.
PD4.: Complicarnos la vida. Si hasta suena bien, joder.
PD5.: Te quiero para nuevas historias y no poder recordar algunas.
PD6.: Yo a tu edad ya me había matado dos veces.
PD7.: No todo está perdido, pero lo lograremos.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Definición del amor

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo;
enfermedad que crece si es curada.

Este es el niño Amor, éste es su abismo
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

Francisco de Quevedo. (Español)


PD1.: Los celos son para las personas que no saben usar una escopeta.
PD2.: Nunca reclames algo que no supiste valorar en su momento.
PD3.: Soy el alma de la fiesta, fallecí en 1998.
PD4.: Nadie que esté entusiasmado con su trabajo puede temer nada de la vida.
PD5.: Un gran hombre dijo una vez: 'Todo se trata de sexo, excepto el sexo. El sexo se trata de poder'.
PD6.: Nada de lo que te rodea permanecerá, y nada será importante cuando ya no estés. Tranquilo.
PD7.: Es mejor decir lo intente que quedar con la duda de que hubiera pasado.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Récord!

Vamos!
Imagen: Ricardo Siri Liniers.



PD1.: La melancolía es un gato castrado mirando por la ventana pasar a la gata de su vida.
PD2.: A veces no es cuestión de explicarlo, a veces es cuestión de entenderlo.
PD3.: Cedo la palabra y el olvido.
PD4.: Y de qué sirve encontrar tu lugar, si no encuentras tu momento.
PD5.: Tanto esfuerzo, tanta energía, tanta dedicación y resulta que entender es una actitud.
PD6.: La coherencia es la firma de una nota de suicidio.
PD7.: Quédate con tu coherencia, elijo el bando perdedor de la honestidad.

lunes, 31 de octubre de 2016

¿Por qué ahora el amor dura tan poco?

A diferencia de épocas pasadas, actualmente las relaciones amorosas se caracterizan por una duración más bien abreviada. Impresión que un equipo multinacional de investigadores ha confirmado luego de estudiar por 15 años a 1761 matrimonios.

Este extensivo estudio evaluó la multitud de parámetros que determinan la existencia del amor entre dos personas, desde la pasión sexual hasta la “adaptación hedónica”, las razones por las cuales dos personas se unen en un compromiso que de inicio parece auténtico y duradero y, sin embargo, con el paso de los años, corre el riesgo de debilitarse y aun desaparecer.

¿La conclusión? El boost de la felicidad que usualmente se detona con el matrimonio, dura en promedio solo un par de años, después de lo cual cada miembro de la pareja vuelve a ser tan feliz como lo era antes de casarse (lo cual, bien mirado, tampoco es tan trágico ni tan funesto como parece).

El estudio también encontró que la excitación del periodo de luna de miel vuelve luego de entre 18 y 20 años, cuando los hijos comienzan a salir del hogar familiar: la libertad recuperada se convierte en un redescubrimiento del ser amado.

Pero lejos del engolosinamiento propio de estos temas, el fenómeno está determinado por un factor que los investigadores denominan “adaptación hedónica”, una suerte de racionalización de la novedad que también se aplica en otros ámbitos como el trabajo, las ropas recién adquiridas o el lugar desconocido adonde se llega a vivir.

La adaptación hedónica —escribe Sonja Lyubomirsky en la reseña del New York Times sobre el estudio— es más probable cuando experiencias positivas se encuentran involucradas. Es cruel pero cierto: estamos inclinados, fisiológica y psicológicamente, a tomar como un hecho dado las experiencias positivas. Nos movemos mucho hacia lo hermoso. Nos casamos con una pareja hermosa. Nos ganamos nuestro camino hacia la cima de nuestra profesión. ¡Qué emocionante! Por un tiempo. Después, como si estuvieran impulsadas por fuerzas autónomas, nuestras expectativas cambian, se multiplican o se expande y, conforme esto sucede, comenzamos a dar por sentadas las otrora nuevas, mejores circunstancias.

Asimismo, hay razones evolutivas y prácticas por las cuales el amor no puede mantenerse vehemente por tanto tiempo, pues la obsesión llegaría a niveles patológicos que nos impedirían realizar las otras tareas de nuestra cotidianeidad. Curiosamente, el estado del enamoramiento guarda una enorme semejanza, psicológicamente, con la adicción y el narcisismo, entre estas la circunstancia de que si no se detiene, termina por generar amplios daños.

Por otro lado, la diferencia entre la manera en que un hombre y una mujer conciben el sexo dentro de una relación, obedece a que la idea de sexo apasionado en las mujeres depende mucho más que en los hombre de la idea de novedad.

Tal vez los resultados y las conclusiones causarán polémica, lo mismo bajo el argumento de la imposibilidad de generalizar en temas de este tipo que la dificultad para medir lo relacionado con las emociones, pero al menos vale la pena conocer el estudio para reflexionar sobre nuestras propias relaciones (o falta de ellas).

pijama SURF


PD1.: Un lugar seguro en el infierno y una temporada en tu corazón.
PD2.: Todo en las rocas.
PD3.: Verter en su corazón el mío.
PD4.: Nadie sale ileso de un beso lleno de pasión.
PD5.: El amor debería venir envasado en botellas de vino.
PD6.: Cuando se elige a alguien, se renuncia al resto.
PD7.: Tan poquito tiempo que perder y nosotros perdiéndolo por separado.

domingo, 30 de octubre de 2016

Jamás!

Comprobado.

PD1.: La nostalgia hoy no tiene cabida...
PD2.: Una mujer es lo máximo que le puede pasar a un hombre.
PD3.: ¿Para qué era que queríamos ser grandes?
PD4.: Tu novio, el que pregunta por mí.
PD5.: Cuando trataron de callarme, grité.
PD6.: Uno es verdaderamente libre cuando deja de sentir vergüenza de sí mismo.
PD7.: Aquí todo cambia. La cosa va rápido, muy rápido, y uno olvida.

sábado, 29 de octubre de 2016

Mujeres

Me alegraba de no estar enamorado,
de no ser feliz con el mundo.
Me gustaba estar en desacuerdo con todo.
La gente enamorada a menudo
se ponía cortante, peligrosa. 
Perdían su sentido de la perspectiva.
Perdían su sentido del humor.
Se ponían nerviosos, psicóticos,
aburridos, incluso se convertían en asesinos…

Bukowski / Mujeres (fragmento)


PD1.: Me gusta mucho la más aguda crítica de un solo hombre inteligente a la aprobación irreflexiva de las masas.
PD2.: La música no está en la forma de vestir, sino en la de pensar.
PD3.:Tus caderas piensan mejor conmigo.
PD4.: No soy un tipo antisocial, prefiero considerarme una persona selectiva.
PD5.: Ven. Que nos arrulle la lluvia.
PD6.: No nos olvidamos, sólo olvidamos como amarnos.
PD7.: Devolverte los besos que me dejaste en la boca.

viernes, 28 de octubre de 2016

Amigas

Inminente...
Imagen: Y viste como es.


PD1.: Si un Dios creó este mundo, no me gustaría ser ese dios: las miserias del mundo me partirían el alma.
PD2.: Me gusta la gente que llega por casualidad a tu vida... Esa que no andas esperando.
PD3.: La caída libre de pensar en tu piel y que me siga erizando los deseos.
PD4.: Exhibir demasiado las virtudes es un defecto.
PD5.: Hay muchas cosas sagradas a las que les tengo respeto, las reglas no están entre ellas.
PD6.: La sociedad no es una enfermedad, sino un desastre. Es un milagro estúpido que consigamos vivir en ella.
PD7.: Estás donde necesitas estar.

jueves, 27 de octubre de 2016

Hay una gran diferencia entre ser culto y ser inteligente

“Ser culto” y “ser inteligente” se consideran estados distintos del intelecto. Uno se refiere a la “cultura” que posee una persona y el otro tiene connotaciones un tanto más científicas, como una característica casi fisiológica que puede medirse y cuantificarse.

Así, alguien es culto por los libros que ha leído y recuerda, por la calidad de su vocabulario, por las películas que ha visto e incluso por los viajes que ha realizado. Culto es aquel que se ha cultivado, como un campo, para obtener para sí los mejores frutos de la civilización. Desde una perspectiva en la que se combinan los proyectos más ambiciosos de Occidente —de los valores de la antigüedad clásica al humanismo del Renacimiento, el cristianismo y la Ilustración—, una persona culta también es compasiva, empática, solidaria, amable y quizá hasta sabia. En pocas palabras, hay toda una corriente de pensamiento que ha defendido que el ser humano se vuelve tal sólo gracias a la cultura.

La inteligencia, por otro lado, se ha pensado y estudiado sobre todo como una cualidad inherente al hombre como especie. Nuestra inteligencia es resultado de la evolución y, por lo mismo, todos los individuos la tienen. Desde un punto de vista científico, la inteligencia explica que seamos capaces de leer o ver una película, pero también sumar o restar cantidades, y que podamos manejar un automóvil o atrapar una pelota.

Curiosamente, por razones que no son del todo claras pero quizá se expliquen por el clasismo de ciertas sociedades, en ciertas circunstancias la cultura y la inteligencia pueden aparecer enfrentadas. Dado que la cultura se convirtió en un bien asociado a las clases privilegiadas —la nobleza o la burguesía, por ejemplo—, también se ha utilizado como una suerte de discriminador, una forma de distinguir entre una persona que tuvo acceso a dicha cultura —a ciertos libros, ciertas escuelas, ciertos viajes— y otra que no. Cuando la cultura se usa de esa manera, es previsible que se convierta en una categoría deleznable.

De ahí que surja entonces el “ser inteligente” como una especie de defensa: quizá no todos seamos cultos, pero indudablemente todos somos inteligentes. Para algunos no tener cultura se compensa con el hecho de, por ejemplo, poder resolver problemas con facilidad, o vivir con sencillez, sin crearse esos laberintos absurdos en los que a veces se mete la gente culta.

Sólo que ninguna categoría es mejor que otra. Desafortunadamente, es cierto que tanto la cultura como la inteligencia están relacionadas con la desigualdad inevitable del sistema de producción hegemónico. La desnutrición, por ejemplo, tiene efectos sobre el desarrollo cognitivo de un niño, y sabemos bien que hay sociedades más desnutridas que otras. Igualmente la cultura, a pesar de todos sus sueños humanistas, se ha convertido en un producto de consumo, lo cual provoca que surja y se destine a personas que puedan adquirirla.

Quizá por eso hay un punto en el que ser inteligente parezca más atractivo que ser culto. ¿Para qué cultivarse, si la cultura también sirve para humillar y diferenciar? ¿Para qué cultivarse si, con eso, también se alimenta esa maquinaria despiadada de producción-consumo-deshecho? Conflictos en donde la cultura está involucrada y, por eso mismo, no parece probable que sea un camino para solucionarlos.

¿Y la inteligencia? Quizá ahí se encuentren otras posibilidades. A pesar del dicho de Proust —“Cada día atribuyo menos valor a la inteligencia”—, quizá la inteligencia sea ese salvoconducto que nos lleve fuera de las posturas falsas y los simulacros de la cultura contemporánea.

A propósito de este asunto, hace unos días Nicholas Lezard publicó en The Guardian un artículo en que habla de la diferencia entre la inteligencia y la intelectualidad a partir de Esperando a Godot, la célebre pieza de Samuel Beckett. Como sabemos, Esperando a Godot se considera uno de los mejores usos del absurdo dentro de la literatura, una obra revolucionaria tanto estética como culturalmente, pues retrató con frialdad el extremo del nihilismo al que había llegado la civilización europea del siglo XX.

Lezard recuerda la atracción que de inmediato sintió por Esperando a Godot, un ambiente que a pesar de su parquedad —o quizá debido a esta— de inmediato lo hizo sentir bien recibido, acaso no totalmente cómodo pero sí en un territorio inesperadamente familiar. “Desde la primera página estaba hipnotizado, sorprendido”, escribe Lezard, a quien la extrañeza de los diálogos beckettianos, simples y no tan simples al mismo tiempo, lo condujo a un territorio que imprevisiblemente no era del todo desconocido.

En breve, estaba enganchado. Ahí tenía a un autor que era irreverente, escatólógico y sin embargo profundo; alguien completamente desinteresado en las convenciones de la literatura y sin embargo capaz, justo por medio del lenguaje, de mantener nuestra atención a pesar de que nada esté sucediendo. […] Y conforme descubrí detalles de su vida, primero por la biografía semi-autorizada de Deirdre Bair, me di cuenta de que no sólo su trabajo era ejemplar, sino también su vida. Ahí estaba alguien que se había purgado a sí mismo de vanidad, tanto la suya como la del mundo; un hombre de una integridad intachable, tanto en su obra como en su vida.

Con estos antecedentes, Lezard acepta que Beckett sea considerado un autor “intelectual”; “pero sospecho que es porque muchas personas no conocen la diferencia entre ser inteligente y ser intelectual”. ¿Y cuál es esa diferencia? Dice Lezard:

Más tarde descubrí que Beckett era, de hecho, furiosamente intelectual, pero que había dejado atrás la academia, aborrecido la oscuridad de la jerga y ciertamente no era el tipo de intelectual de posición a quien las televisoras piden su opinión.

Un guiño de inteligencia por parte de Beckett, parece decirnos Lizard. El gesto de tributar la cultura a la autenticidad para aceptar así que, a lo sumo, podremos responder dos o tres preguntas en la vida, poco más o poco menos, y será suficiente, y será más auténtico que todas esas preguntas que dicen responder las personas cultas y los intelectuales.

pijama SURF

PD1.: Leer no es matar el tiempo, sino fecundarlo.
PD2.: Tristeza: ese estado que te enseña a amar cada sonrisa.
PD3.: Hay gente a la que decirle idiota no es un insulto sino un diagnóstico.
PD4.: Creo que la razón más probable de su mal humor es que el corazón que tenía era dos tallas menor.
PD5.: La melancolía es la felicidad de estar triste.
PD6.: ¿Habría mente sin búsqueda?
PD7.: Y cuando llovía me entraba el agua hasta el alma.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Todos lo estamos!

Acostúmbrate!
PD1.: Me importa más ella, que lo que me pase a mi.
PD2.: La escritura es la soledad absoluta, el descenso en el frío abismo de uno mismo.
PD3.: Deambulo a través de los días como una puta en un mundo sin aceras.
PD4.: Todo poema es un ser vivo: envejece.
PD5.: Que cada quien hable y escriba como pueda, que al hombre lo revelan sus palabras.
PD6.: Y curé mis heridas, y me encendí de amor.
PD7.: Enamórate de tu existencia.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Fringe

Vinieron del futuro.

Al principio solo observaban.
Aparecían en momentos clave de la historia.

Los llamamos OBSERVADORES.

Pero en 2015 dejaron de observar...
y se hicieron con el control.

Los levantamientos ciudadanos fueron sangrientos e inútiles.
Los supervivientes pasaron a ser conocidos como "Nativos".

Algunas facciones nativas se volvieron "fieles" y fueron marcadas por los OBSERVADORES.

El EQUIPO FRINGE original luchó contra la invasión
pero fue derrotado.

La DIVISIÓN FRINGE siguió funcionando con una capacidad
reducida, pero solo para vigilar a los "Nativos".

La resistencia fue rápidamente aplastada...

... o eso pensaron.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Sueño

Fellini.
Imagen: Ricardo Siri Liniers.


PD1.: El amor se inventó para matar el tedio de las tardes de domingo.
PD2.: Van tras mío.
PD3.: Quien te quiere de verdad te hará sonreír aún estando lejos de ti.
PD4.: Déjate llevar por tus instintos de mujer.
PD5.: Podríamos quedarnos a vivir en los recuerdos.
PD6.: En el infierno no hay reglas.
PD7.: Hacerse pasar por otro para poder ser uno mismo.

sábado, 27 de agosto de 2016

Conciencia

El físico más inteligente del mundo cree que la ciencia no puede explicar el misterio de la conciencia. 

El problema duro de la ciencia se enfrenta a una enorme paradoja y, según Edward Witten, es prácticamente irresoluble para la ciencia. 

La conciencia ha sido llamada "el problema duro de la ciencia" debido a la dificultad de explicar por qué tenemos experiencias subjetivas de fenómenos, lo que se conoce como "qualia", esa sensación única de un color, un sabor, etc. Hasta el momento nuestra ciencia ha logrado penetrar algunos de los misterios del cosmos y de objetos a miles de años luz, pero no se ha acercado a formular un modelo que explique consistentemente cómo es qué surgió la conciencia. La conciencia es el fenómeno más maravilloso y misterioso del universo. 

En una reciente entrevista el físico Edward Witten, quien fuera considerado por la revista TIME en 2004 "el físico más inteligente del mundo" y es una de las principales autoridades en la teoría de cuerdas, dijo que no cree que la ciencia sea capaz de descifrar el misterio de la conciencia.

Creo que la conciencia permanecerá un misterio. Sí, eso es lo que tiendo a creer. Creo que sí, el funcionamiento del cerebro consciente será elucidado en gran medida. Los biólogos y tal vez los físicos entenderán mucho mejor cómo funciona el cerebro. Pero el por qué algo que llamamos conciencia está relacionado con este funcionamiento del cerebro, creo que eso permanecerá siendo un misterio. Me imaginó más fácil cómo entendemos el Big Bang que cómo podemos entender la conciencia. 

Witten hace la distinción entre la correlación de procesos neurales y la experiencia subjetiva (los qualia) que tenemos, entender lo primero no es lo mismo que entender la conciencia, y hasta el momento ésta no puede reducirse a un proceso meramente material.

El problema de la conciencia a veces hace pensar en la dureza misma del experimentador, y es que conlleva un problema un tanto paradójico: a fin de cuentas, toda teoría o modelo de conciencia está realizado por la conciencia (el científico que es conciencia) sobre sí misma (su objeto de estudio, que es conciencia). Es probable que no haya forma de observar la conciencia como le gusta a la ciencia, en una especie de vacío controlado donde pueda segmentar sus partes para estudiarlas.

El misterio de la conciencia es curioso, tan elusivo para la formulación científica y, no obstante, tan inmediato y autoevidente para la experiencia. Cada instante se revela en nosotros el misterio de qué es la conciencia y, con él, el enigma de quiénes somos, y sin embargo no podemos explicarlo, es la inmediatez que abarca todo el existir. Como explicó San Agustín sobre el tiempo, si no nos preguntan qué es la conciencia lo sabemos, pero si alguien nos pregunta no lo podemos decir. O, como dice una frase hinduista, a la vez tan misteriosa y tan reveladora: "la conciencia no existe, es la existencia".

pijama SURF


PD1.: El amor es el deseo de hacer eterno lo pasajero.
PD2.: Despertar temprano y odiar a todo ser humano que te hable.
PD3.: El ego es básicamente conciencia reflexiva.
PD4.: Lo bueno de no tener hijos es que no ves con tan malos ojos la inminencia de una catástrofe.
PD5.: Quiero viajar en meteoro.
PD6.: Cuando existen las ganas, todo se puede.
PD7.: Jamás permitas que tu orgullo acabe con tu felicidad. 

viernes, 26 de agosto de 2016

Resulta

Por favor.

PD1.: No hay ego sin reflexión.
PD2.: Vivimos en un mundo, donde la forma de vestir, vale más que la de pensar.
PD3.: La verdadera educación de un hombre comienza varias generaciones atrás.
PD4.: Eres el mejor sinónimo de amor que conozco.
PD5.: Quien baila a solas, no necesita de nadie, es feliz.
PD6.: Intoxicarme contigo.
PD7.: De qué sirve que me extrañes si no vienes a buscarme.

jueves, 25 de agosto de 2016

104

La vida, como un comentario de otra cosa que no alcanzamos, y que está ahí al alcance del salto que no damos.

La vida, un ballet sobre un tema histórico, una historia sobre un hecho vivido, un hecho vivido sobre un hecho real.

La vida, fotografía del número, posesión en las tinieblas (¿mujer, monstruo?), la vida, proxeneta de la muerte, espléndida baraja, tarot de claves olvidadas que unas manos gotosas rebajan a un triste solitario.

Julio Cortázar.
Escritor argentino.


PD1.: La libertad es un estado de escape permanente.
PD2.: La H es muda. Imítala.
PD3.: Me pregunto qué nombre me habrá puesto mi perro.
PD4.: Cuando alguien se te convierte en herida, no queda otra que amputar.
PD5.: La física es una putada.
PD6.: La felicidad a veces se parece mucho al alivio.
PD7.: Todos somos mutantes, lo impresionante es que muchos parecemos normales.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Inminente

Es como ver un accidente, antes de que suceda.
Imagen: Y viste como es.


PD1.: La increíble capacidad de aprender sobre lo que no entendemos, en lugar de atacarlo.
PD2.: Que cuando encuentre el equilibro, estés en él.
PD3.: Me gustan las personas que son la pregunta y la respuesta.
PD4.: Cualquiera de estos días descubrirás que me quieres, y vas a tener suerte porque estaré ahí.
PD5.: Escribir es la manera más profunda de leer la vida.
PD6.: Siempre he creído que leer es un poder.
PD7.: Una ciudad también se descubre por su música.

viernes, 29 de julio de 2016

¿Tu pasado te angustia?

En ocasiones puede ser difícil mirar hacia atrás, tanto que haya personas que prefieran no hacerlo. A veces, en efecto, porque la existencia viene acompañada de episodios por los cuales no fue sencillo transitar, que provocaron dolor o sufrimiento, que por eso mismo preferimos mantener bajo cubierta, como esas cosas guardadas en lo más alto de un armario y que sabemos que existen pero preferimos que sigan ahí, lejos de nuestra vista. A veces también es posible que esos episodios ni siquiera sean tan graves, pero nuestra severidad es tal que los magnifica hasta volverlos insoportables.

Con todo, lo interesante del pasado es que si bien no podemos modificarlo en cuanto a los hechos ocurridos sí podemos cambiar la manera en que lo entendemos y encaramos, la lectura que hacemos de esos hechos.

A manera de estímulo para comprenderlo así compartimos ahora un breve fragmento del filósofo Walter Benjamin, un excéntrico que desde distintos ámbitos (la filosofía, la sociología, la literatura e incluso la mística judía) formó un pensamiento singular que posee una inesperada sensibilidad respecto de la formación de lo humano.

En este párrafo (procedente de su libro Einbahnstrasse, de 1928, traducido como Calle de sentido único y también como Dirección única), Benjamin nos hace ver nuestro pasado personal sí como algo dado pero, al mismo tiempo, como la materia que tenemos para trabajar tanto nuestro presente como nuestro provenir.

Escribe Benjamin:

TORSO. Únicamente quien supiera contemplar su propio pasado como un producto de la coacción y la necesidad, sería capaz de sacarle para sí el mayor provecho en cualquier situación presente. Pues lo que uno ha vivido es, en el mejor de los casos, comparable a una bella estatua que hubiera perdido todos sus miembros al ser transportada y ya sólo ofreciera ahora el valioso bloque en el que uno mismo habrá de cincelar la imagen de su propio futuro.

pijama SURF


PD1.: A la persona insegura, hay que darle certezas.
PD2.: La vida es ahora, lo demás es pensamiento.
PD3.: Sacar belleza de este caos es virtud.
PD4.: Estabas conmigo y el mundo nos acompañaba.
PD5.: Necesitamos fondos para continuar con nuestros planes malignos.
PD6.: Algunos días se miden en canciones.
PD7.: Una persona que te hace reír puede llegarte a enamorar.

miércoles, 27 de julio de 2016

Confía

Vibras.

PD1.: Nada sucede por casualidad, todo tiene un motivo.
PD2.: La mejor foto que tengo, es aquella en la cual sonrío por ti.
PD3.: Eres eso que no quiero perder nunca.
PD4.: Si escucho una armónica me levanto y me voy del planeta.
PD5.: Me voy a instalar en tu incertidumbre.
PD6.: El orgullo te podrá hacer sentir fuerte, pero jamás te hará sentir feliz.
PD7.: Estoy desarrollando algún tipo de alergia que me impide ducharme.

martes, 26 de julio de 2016

Lo único

Lo único que puedo decirles es que hay miles de millones de mujeres en este mundo, ¿verdad? Algunas están bien. La mayoría están bastante bien. Pero de vez en cuando la naturaleza produce un fenómeno salvaje, hace una mujer especial, una mujer increíble. Quiero decir que la miras y no puedes creértelo. Todo en ella es un movimiento ondulante perfecto, azogue, es como una serpiente, le miras un tobillo, le miras un codo, le miras el pecho, le miras la rodilla y todo se funde en un ser impresionante, provocador, con unos ojos bellísimos que sonríen, la boca un poco hacia abajo, los labios como si estuvieran a punto de soltar una carcajada ante su indefensión. Y saben cómo vestirse y su pelo largo incendia el aire. ¡Demasiado! ¡Maldita sea, demasiado!

Charles Bukowski.


PD1.: Hay que imponer nuestra voluntad a nuestras debilidades.
PD2.: Mi equilibrio nunca ha superado tus caderas.
PD3.: Porque puedo descansar en ti. Por eso.
PD4.: Estamos hablando de los libros que más amamos. Estamos siendo menos infelices.
PD5.: Si se me acaban las verdades me las invento.
PD6.: Y yo, desde mis escombros, te invito a seguir viendo mis ojos.
PD7.: Mis libros están siempre a mi disposición, nunca están ocupados.

lunes, 25 de julio de 2016

Humedad

Perdidos...
Imagen: Ricardo Siri Liniers.


PD1.: No somos cuerpos, mentes nada más.
PD2.: Un beso que me explote el corazón.
PD3.: Esperar la muerte a tu lado.
PD4.: Los humanos somos demasiado cobardes cuando de sentimientos se trata.
PD5.: Soltar está sobrevalorado.
PD6.: No son buenos tiempos para los soñadores.
PD7.: No dediquen muchas canciones, ellas no tienen la culpa.