sábado, 27 de agosto de 2016

Conciencia

El físico más inteligente del mundo cree que la ciencia no puede explicar el misterio de la conciencia. 

El problema duro de la ciencia se enfrenta a una enorme paradoja y, según Edward Witten, es prácticamente irresoluble para la ciencia. 

La conciencia ha sido llamada "el problema duro de la ciencia" debido a la dificultad de explicar por qué tenemos experiencias subjetivas de fenómenos, lo que se conoce como "qualia", esa sensación única de un color, un sabor, etc. Hasta el momento nuestra ciencia ha logrado penetrar algunos de los misterios del cosmos y de objetos a miles de años luz, pero no se ha acercado a formular un modelo que explique consistentemente cómo es qué surgió la conciencia. La conciencia es el fenómeno más maravilloso y misterioso del universo. 

En una reciente entrevista el físico Edward Witten, quien fuera considerado por la revista TIME en 2004 "el físico más inteligente del mundo" y es una de las principales autoridades en la teoría de cuerdas, dijo que no cree que la ciencia sea capaz de descifrar el misterio de la conciencia.

Creo que la conciencia permanecerá un misterio. Sí, eso es lo que tiendo a creer. Creo que sí, el funcionamiento del cerebro consciente será elucidado en gran medida. Los biólogos y tal vez los físicos entenderán mucho mejor cómo funciona el cerebro. Pero el por qué algo que llamamos conciencia está relacionado con este funcionamiento del cerebro, creo que eso permanecerá siendo un misterio. Me imaginó más fácil cómo entendemos el Big Bang que cómo podemos entender la conciencia. 

Witten hace la distinción entre la correlación de procesos neurales y la experiencia subjetiva (los qualia) que tenemos, entender lo primero no es lo mismo que entender la conciencia, y hasta el momento ésta no puede reducirse a un proceso meramente material.

El problema de la conciencia a veces hace pensar en la dureza misma del experimentador, y es que conlleva un problema un tanto paradójico: a fin de cuentas, toda teoría o modelo de conciencia está realizado por la conciencia (el científico que es conciencia) sobre sí misma (su objeto de estudio, que es conciencia). Es probable que no haya forma de observar la conciencia como le gusta a la ciencia, en una especie de vacío controlado donde pueda segmentar sus partes para estudiarlas.

El misterio de la conciencia es curioso, tan elusivo para la formulación científica y, no obstante, tan inmediato y autoevidente para la experiencia. Cada instante se revela en nosotros el misterio de qué es la conciencia y, con él, el enigma de quiénes somos, y sin embargo no podemos explicarlo, es la inmediatez que abarca todo el existir. Como explicó San Agustín sobre el tiempo, si no nos preguntan qué es la conciencia lo sabemos, pero si alguien nos pregunta no lo podemos decir. O, como dice una frase hinduista, a la vez tan misteriosa y tan reveladora: "la conciencia no existe, es la existencia".

pijama SURF


PD1.: El amor es el deseo de hacer eterno lo pasajero.
PD2.: Despertar temprano y odiar a todo ser humano que te hable.
PD3.: El ego es básicamente conciencia reflexiva.
PD4.: Lo bueno de no tener hijos es que no ves con tan malos ojos la inminencia de una catástrofe.
PD5.: Quiero viajar en meteoro.
PD6.: Cuando existen las ganas, todo se puede.
PD7.: Jamás permitas que tu orgullo acabe con tu felicidad. 

viernes, 26 de agosto de 2016

Resulta

Por favor.

PD1.: No hay ego sin reflexión.
PD2.: Vivimos en un mundo, donde la forma de vestir, vale más que la de pensar.
PD3.: La verdadera educación de un hombre comienza varias generaciones atrás.
PD4.: Eres el mejor sinónimo de amor que conozco.
PD5.: Quien baila a solas, no necesita de nadie, es feliz.
PD6.: Intoxicarme contigo.
PD7.: De qué sirve que me extrañes si no vienes a buscarme.

jueves, 25 de agosto de 2016

104

La vida, como un comentario de otra cosa que no alcanzamos, y que está ahí al alcance del salto que no damos.

La vida, un ballet sobre un tema histórico, una historia sobre un hecho vivido, un hecho vivido sobre un hecho real.

La vida, fotografía del número, posesión en las tinieblas (¿mujer, monstruo?), la vida, proxeneta de la muerte, espléndida baraja, tarot de claves olvidadas que unas manos gotosas rebajan a un triste solitario.

Julio Cortázar.
Escritor argentino.


PD1.: La libertad es un estado de escape permanente.
PD2.: La H es muda. Imítala.
PD3.: Me pregunto qué nombre me habrá puesto mi perro.
PD4.: Cuando alguien se te convierte en herida, no queda otra que amputar.
PD5.: La física es una putada.
PD6.: La felicidad a veces se parece mucho al alivio.
PD7.: Todos somos mutantes, lo impresionante es que muchos parecemos normales.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Inminente

Es como ver un accidente, antes de que suceda.
Imagen: Y viste como es.


PD1.: La increíble capacidad de aprender sobre lo que no entendemos, en lugar de atacarlo.
PD2.: Que cuando encuentre el equilibro, estés en él.
PD3.: Me gustan las personas que son la pregunta y la respuesta.
PD4.: Cualquiera de estos días descubrirás que me quieres, y vas a tener suerte porque estaré ahí.
PD5.: Escribir es la manera más profunda de leer la vida.
PD6.: Siempre he creído que leer es un poder.
PD7.: Una ciudad también se descubre por su música.

viernes, 29 de julio de 2016

¿Tu pasado te angustia?

En ocasiones puede ser difícil mirar hacia atrás, tanto que haya personas que prefieran no hacerlo. A veces, en efecto, porque la existencia viene acompañada de episodios por los cuales no fue sencillo transitar, que provocaron dolor o sufrimiento, que por eso mismo preferimos mantener bajo cubierta, como esas cosas guardadas en lo más alto de un armario y que sabemos que existen pero preferimos que sigan ahí, lejos de nuestra vista. A veces también es posible que esos episodios ni siquiera sean tan graves, pero nuestra severidad es tal que los magnifica hasta volverlos insoportables.

Con todo, lo interesante del pasado es que si bien no podemos modificarlo en cuanto a los hechos ocurridos sí podemos cambiar la manera en que lo entendemos y encaramos, la lectura que hacemos de esos hechos.

A manera de estímulo para comprenderlo así compartimos ahora un breve fragmento del filósofo Walter Benjamin, un excéntrico que desde distintos ámbitos (la filosofía, la sociología, la literatura e incluso la mística judía) formó un pensamiento singular que posee una inesperada sensibilidad respecto de la formación de lo humano.

En este párrafo (procedente de su libro Einbahnstrasse, de 1928, traducido como Calle de sentido único y también como Dirección única), Benjamin nos hace ver nuestro pasado personal sí como algo dado pero, al mismo tiempo, como la materia que tenemos para trabajar tanto nuestro presente como nuestro provenir.

Escribe Benjamin:

TORSO. Únicamente quien supiera contemplar su propio pasado como un producto de la coacción y la necesidad, sería capaz de sacarle para sí el mayor provecho en cualquier situación presente. Pues lo que uno ha vivido es, en el mejor de los casos, comparable a una bella estatua que hubiera perdido todos sus miembros al ser transportada y ya sólo ofreciera ahora el valioso bloque en el que uno mismo habrá de cincelar la imagen de su propio futuro.

pijama SURF


PD1.: A la persona insegura, hay que darle certezas.
PD2.: La vida es ahora, lo demás es pensamiento.
PD3.: Sacar belleza de este caos es virtud.
PD4.: Estabas conmigo y el mundo nos acompañaba.
PD5.: Necesitamos fondos para continuar con nuestros planes malignos.
PD6.: Algunos días se miden en canciones.
PD7.: Una persona que te hace reír puede llegarte a enamorar.

miércoles, 27 de julio de 2016

Confía

Vibras.

PD1.: Nada sucede por casualidad, todo tiene un motivo.
PD2.: La mejor foto que tengo, es aquella en la cual sonrío por ti.
PD3.: Eres eso que no quiero perder nunca.
PD4.: Si escucho una armónica me levanto y me voy del planeta.
PD5.: Me voy a instalar en tu incertidumbre.
PD6.: El orgullo te podrá hacer sentir fuerte, pero jamás te hará sentir feliz.
PD7.: Estoy desarrollando algún tipo de alergia que me impide ducharme.

martes, 26 de julio de 2016

Lo único

Lo único que puedo decirles es que hay miles de millones de mujeres en este mundo, ¿verdad? Algunas están bien. La mayoría están bastante bien. Pero de vez en cuando la naturaleza produce un fenómeno salvaje, hace una mujer especial, una mujer increíble. Quiero decir que la miras y no puedes creértelo. Todo en ella es un movimiento ondulante perfecto, azogue, es como una serpiente, le miras un tobillo, le miras un codo, le miras el pecho, le miras la rodilla y todo se funde en un ser impresionante, provocador, con unos ojos bellísimos que sonríen, la boca un poco hacia abajo, los labios como si estuvieran a punto de soltar una carcajada ante su indefensión. Y saben cómo vestirse y su pelo largo incendia el aire. ¡Demasiado! ¡Maldita sea, demasiado!

Charles Bukowski.


PD1.: Hay que imponer nuestra voluntad a nuestras debilidades.
PD2.: Mi equilibrio nunca ha superado tus caderas.
PD3.: Porque puedo descansar en ti. Por eso.
PD4.: Estamos hablando de los libros que más amamos. Estamos siendo menos infelices.
PD5.: Si se me acaban las verdades me las invento.
PD6.: Y yo, desde mis escombros, te invito a seguir viendo mis ojos.
PD7.: Mis libros están siempre a mi disposición, nunca están ocupados.

lunes, 25 de julio de 2016

Humedad

Perdidos...
Imagen: Ricardo Siri Liniers.


PD1.: No somos cuerpos, mentes nada más.
PD2.: Un beso que me explote el corazón.
PD3.: Esperar la muerte a tu lado.
PD4.: Los humanos somos demasiado cobardes cuando de sentimientos se trata.
PD5.: Soltar está sobrevalorado.
PD6.: No son buenos tiempos para los soñadores.
PD7.: No dediquen muchas canciones, ellas no tienen la culpa.

viernes, 1 de julio de 2016

¿Por qué la vida no podría ser una obra de arte?

Entre la sexualidad, el autodominio y las tecnologías del yo, Michel Foucault trazó en su última entrevista concedida un rápido esbozo de sus intereses intelectuales y la conexión de estos con una explicación posible de las sociedades contemporáneas.

Michel Foucault fue uno de los pensadores más importantes del siglo XX, tanto que sus investigaciones sobre el poder, la sexualidad, la disciplina, la verdad y el conocimiento aún son referencia en diversos ámbitos académicos: la historia, la filosofía, la sociología, la ciencia política y algunos más. Curiosamente, en cada uno la lectura que se hace de su obra difiere en un buen grado, pues mientras que para algunos Foucault diseccionó con detalle y maestría los mecanismos del poder, hay quienes miran sus conclusiones solo como una elaboración casi literaria, bien documentada sin duda pero sin un buen sustento metodológico.

Sea como fuere, y aclarando que dicha reticencia obedece más bien a la perspectiva desde la cual se hace la lectura, una cualidad indudable de Michel Foucault es que suscita la reflexión. Es, en este sentido, un provocateur, alguien que no nos deja impasibles y que más bien nos conduce al cuestionamiento de ideas que creemos fundamentales en la sociedad y que quizá no lo sean tanto.

El 25 de junio de 1984, con apenas 58 años de edad, Michel Foucault falleció en el hospital parisino de la Salpêtrière, no sin ironía el mismo que había estudiado como una pieza clave de su ensayo Locura y civilización (1960). Algunas semanas antes, sin embargo, Foucault ofreció una entrevista en Estados Unidos a dos estudiantes universitarios que, sin saberlo nadie, sería la última concedida por el filósofo. La conversación se publicó el el semanario francés Le Nouvel Observateur a inicios de junio y hacia finales de mes en el diario español El País, de donde retomamos estos fragmentos que ahora compartimos.

Pregunta. El primer volumen de su obra Historia de la sexualidad se publicó en 1976, ¿sigue usted pensando que el conocimiento de la sexualidad es imprescindible para comprender lo que somos?

Respuesta. Debo aclarar que me interesan mucho más los problemas relacionados con las técnicas del yo que el sexo... El sexo es aburrido.

P. Parece ser que a los griegos tampoco les interesaba el sexo.

R. Sí, así es. Consideraban que no era un problema importante. De hecho, le concedían una mayor importancia a la alimentación y a los regímenes. Creo que tiene un gran interés la observancia del movimiento extremadamente lento que va desde el momento en que se pone el énfasis en la alimentación -preocupación omnipresente en Grecia- hasta aquel en que se presta atención a la sexualidad. La alimentación era mucho más importante que el sexo en los primeros tiempos del cristianismo. En las reglas monacales, el problema fundamental era la alimentación. Durante la Edad Media se produjo un lento desplazamiento. Finalmente, después del siglo XVII se impuso la sexualidad como problema esencial.

[…]

A leer a Séneca, Plutarco y otros autores afines me pareció que se ocupaban de un gran número de problemas relacionados con el yo, la ética del yo, la tecnología del yo... A partir de ahí se me ocurrió escribir un libro compuesto por una serie de estudios independientes que se ocuparan de determinados aspectos de la antigua tecnología pagana del yo. […]

Lo que me llama la atención es que la ética griega se preocupaba más por la conducta moral del hombre, su ética y su relación consigo mismo y con los demás, que por los problemas religiosos. ¿Qué nos sucede después de la muerte? ¿Qué son los dioses? ¿Intervienen en nuestras vidas? Todas estas preguntas tenían muy poca importancia, ya que no estaban directamente relacionadas con la ética. Ésta, por su parte, no se hallaba vinculada con un sistema legal. Así, por ejemplo, las leyes contra la mala conducta sexual eran escasas y poco constrictivas. Lo que los griegos en realidad se proponían era construir una ética que fuese una estética de la existencia.

Me pregunto si nuestro problema hoy no es, en cierta forma, similar, ya que la mayoría de nosotros hemos dejado de creer que la ética esté sustentada por la religión, y nos oponemos a que un sistema, legal intervenga en nuestra vida privada moral y personal. Los movimientos de liberación más recientes están perdiendo fuerza porque no consiguen encontrar un principio que pueda servir de base para la elaboración de una nueva ética. Necesitan una ética, pero la única que encuentran se halla sustentada por un supuesto conocimiento científico de lo que es el yo, el deseo, el inconsciente, etcétera. La similitud entre estos problemas y los que se planteaban los griegos es sorprendente.

P. ¿Cree usted que los griegos ofrecen una alternativa atrayente y plausible?

R. ¡De ninguna maneral Yo no busco una solución alternativa; no se puede resolver un problema imitando lo que hicieron otros hombres en otro tiempo. Mi intención no es reconstruir la historia de las soluciones, y éste es el motivo por el que rechazo la palabraalternativa; lo que me propongo es elaborar la genealogía de los problemas, de las problemáticas. Yo no creo que todas las soluciones sean malas, sino que todas encierran un peligro, lo que no es exactamente lo mismo. Si todas son peligrosas, tenemos siempre algo que hacer. Por consiguiente, mi postura no conduce a la apatía, sino a una militancia de la que no está excluido el pesimismo.

Pienso que la elección ético-política que debemos hacer cada día consiste en determinar cuál es el peligro principal.

P. Hay un aspecto de la cultura griega al que se refiere Aristóteles y que usted omite, a pesar de que parece muy importante: la amistad. En la literatura clásica, la amistad es la que permite el reconocimiento mutuo. Aunque tradicionalmente no ha sido considerada como la más alta de las virtudes, al leer a Aristóteles y a Cicerón se tiene la impresión de que se trata, en realidad, de la más importante de todas ellas. La amistad es, en efecto, desinteresada y duradera; no se compra con facilidad, no niega la utilidad y el placer del mundo y, sin embargo, busca algo más.

REl uso de los placeres se ocupa de la ética sexual. No es un libro sobre el amor, la amistad o la reciprocidad. No hay que olvidar que cuando Platón intenta integrar el amor de los jóvenes en la amistad se ve obligado a pasar por alto las relaciones sexuales. La amistad es recíproca, pero las relaciones sexuales no lo son: en ellas se es pasivo o activo, se es penetrado o se penetra. Estoy completamente de acuerdo con lo que dice usted acerca de la amistad, pero creo que ello confirma lo que señalábamos acerca de la ética sexual griega: si hay amistad, es difícil que existan relaciones sexuales. Una de las razones por las cuales los griegos tuvieron que elaborar una filosofía para justificar este tipo de amor es que no podían aceptar la reciprocidad física. […]

Lo que me interesa descubrir es lo siguiente: ¿Somos capaces de formular una ética de los actos y de su placer que tenga en cuenta el placer del otro? ¿Es posible integrar el placer del otro en nuestro propio placer sin que sea necesario referirse a una ley, al matrimonio o a cualquier otra obligación?

[…]

Cuando se lee a Sócrates, Séneca o Plinio, por ejemplo, se descubre que los griegos y los romanos no se hacían ninguna pregunta acerca de la vida futura, de lo que sucede después de la muerte o de la existencia de Dios. No consideraban que éste fuese un problema importante. Lo que les preocupaba era ante todo qué techné debía utilizar el hombre para vivir tan bien como debería. Creo, que se produjo una importante evolución en la cultura antigua cuando esta techné tou biou, este arte de la vida, se fue convirtiendo poco a poco en una techné del yo. Supongo que un ciudadano griego del siglo V o IV antes de Cristo debía pensar que esta techné consistía en no preocuparse por la ciudad ni por los compañeros. Para Séneca, en cambio, el problema consistía en preocuparse por uno mismo.

P. ¿Cuál era entonces la actitud de los griegos frente a la desviación?

R. De acuerdo con la ética de los griegos; lo que diferenciaba a las personas no era el hecho de que prefiriesen a las mujeres o a los muchachos o de que hicieran el amor de tal o cual forma. La diferencia fundamental residía en la cantidad, la actividad y la pasividad: ¿eres esclavo de tus deseos o eres su amo?

P. ¿Qué sucedía si una persona hacía tan a menudo el amor que su salud se resentía?

R. Eso es lo que los griegos llamaban hubris, exceso. El problema no estaba en la desviación, sino en el exceso o en la moderación.

P. ¿Qué hacían los griegos con esos individuos?

R. Los consideraban como personas de mala reputación.

P. ¿No intentaban curarlos, corregir su comportamiento?

R. Existían ejercicios cuyo fin era conseguir que la persona se hiciera dueña de sí misma. Según Epícteto, el hombre debía ser capaz de contemplar una bella mujer o un joven hermoso sin sentir ningún deseo por ella o por él. En este sentido, era necesario tener un dominio absoluto de uno mismo.

[…]

Me llama la atención el hecho de que en nuestra sociedad el arte se haya convertido en algo que atañe a los objetos y no a la vida ni a los individuos. El arte es una especialidad que está reservada a los expertos, a los artistas. ¿Por qué un hombre cualquiera no puede hacer de su vida una obra de arte? ¿Por qué una determinada lámpara o una casa pueden ser obras de arte y no puede serlo mi vida?

pijama SURF

PD1.: Cuando estás siempre para alguien, lo mal acostumbras.
PD2.: Ese punto en que sientes que la vida ya te exprimió todas las letras.
PD3.: Todo en esta vida tiene solución, menos olvidarte.
PD4.: Con las personas correctas, la vida se ve más bonita.
PD5.: Te toca con ojos recién entristecidos.
PD6.: La soledad te alimenta mejor.
PD7.: Estaba dormido, tu alma me soltó la mano y me sentí caer.

jueves, 30 de junio de 2016

Sorprendido (versión punk)

Simple.

PD1.: Que hermoso precipicio sus ojos.
PD2.: Cuando te quedas sin piso no hay más opción que volar.
PD3.: El orgasmo es algo así; como ese instante en que el alma se fuga de su prisión.
PD4.: Hermoso día para hacerse militante del apocalipsis y quedarse durmiendo, total el mundo ya se termina.
PD5.: La intimidad empieza estando vacíos.
PD6.: A mi vida le falta una ventana con vista a tu cuerpo desnudo.
PD7.: No trates de entenderla, dale mucho vino.

miércoles, 29 de junio de 2016

Aquí

Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos.

"Cartero" de Charles Bukowski.


PD1.: Ponerte mal, mentalmente.
PD2.: Siempre debes darle una oportunidad para que se largue.
PD3.: Solo soñaba con una cosa: escapar.
PD4.: Por esas personas tan geniales que nunca vamos a conocer. ¡Salud!
PD5.: Tengo un amigo que siempre tiene hierba, creo que es agricultor.
PD6.: Admito que he estado equivocado.
PD7.: Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma.

lunes, 27 de junio de 2016

¿Quién?

Osa!
Imagen: Y viste como es.

PD1.: Léeme la mano. Con tu cuerpo.
PD2.: Año 2016 y no aprendimos a sospechar de lo que vemos.
PD3.: Que encuentres el sentido de todo. Y yo esté en él.
PD4.: También el silencio es respuesta.
PD5.: La debilidad también puede ser una persona.
PD6.: Nunca es tarde para darse cuenta que mereces algo peor.
PD7.: Usar el tiempo a nuestro favor siempre me ha parecido una buena opción.

lunes, 30 de mayo de 2016

Sobre vivir solo

Si aún existen dudas sobre si vivimos en la era del individuo, un vistazo a los datos de vivienda lo confirman. Una de cada cuatro casas estadounidenses está ocupada por alguien viviendo solo y, en las grandes ciudades como Manhattan, el número es casi una de cada dos. Lo mismo sucede en cualquier ciudad importante del mundo, y es que este es principalmente un fenómeno urbano –estas personas pueden vivir solas, pero su sistema social es verdaderamente vasto. Así, este boom de “going solo” tiene implicaciones que se han vuelto apasionantes. En esa soledad amueblada se cultivan todo tipo de extrañezas humanas, de placeres que acaban por ser altamente específicos y, desde luego, de todo tipo de peligros psicológicos.

Si tomamos en cuenta, por ejemplo, que el hogar es el ahijado del temple, el individuo que vive solo es en su casa el representante de la ley. Acomoda sus muebles y objetos como le dictan sus necesidades prácticas (dependiendo si trabaja allí, si le gusta leer, cocinar, mirar por la ventana…), pero sobre todo como le dictan, en tiempo real, sus emociones. Se pasa el tiempo declarando (no sin cierta ingenuidad) su independencia ante el resto del mundo y ante el contrato social, porque en su casa no hay testigos que frunzan el ceño si, digamos, escribe un ensayo en Microsoft Word mientras ve un capítulo de Louie mientras riega y le platica historias a sus plantas. Y este tipo de combinaciones es desde luego uno de los grandes placeres de vivir solo, al igual que los lugares más comunes como pasearse desnudo por la casa o comer, también desnudo, caprichosamente alguna madrugada. Pero el otro lado del juego es un poco más arriesgado.

En su aparente “elección” de distracciones, es muy probable que el sujeto caiga víctima de ellas. Es decir, las delicias de tomar pequeñas decisiones, como elegir cómo queremos distraernos y cuándo, tienen mucho que ver con reafirmar una autonomía a la que el individuo se ha vuelto adicto. El internet, ubicuo ya en cualquier morada y más quizás en la de alguien que vive solo, está repleto de joyas pero le sobran agujeros y charcos. No todas las distracciones son autogeneradas; el mundo está más que nunca saturado de publicidad y ganchos para retener nuestra atención y tiempo, y de clic en clic uno puede fácilmente caer en un ennui de despojos digitales sin darse cuenta de cómo llegó allí y cómo pasó tanto tiempo… y aunque esto lo sepamos todos de sobra, el hecho de que no haya testigos que limiten nuestra libertad lo hace exponencialmente más fácil.

Sin embargo, cabe decir que todas estas decisiones y todas las distracciones aparentemente elegidas no carecen de cierto activismo y rebelión. En la espada de doble filo hay un lado que reluce. Como cuando uno sube al transporte público con audífonos para evitar escuchar la música que le imponen allí, elegir implica practicar una autonomía diminuta pero importante: es un simulacro a escala de lo que sería la autonomía en el mundo real, fuera de un ambiente controlado.

Pero la privacidad también ayuda a metabolizar, y este tema es otro de los más fascinantes dentro del fenómeno de vivir solo. Puede ser un generoso aliado del individuo, o bien atentar contra su cordura general. Es estando a solas, en casa, donde uno puede romperse y por lo tanto también recuperarse; donde el hecho de hablar solo no es sinónimo de locura sino de asimilación del mundo y donde lavar platos o limpiar son parte de un diálogo fundamental con el espíritu. Pero hoy en día la palabra “privacidad” ha cambiado de tono: ahora tiene también una fuerte connotación política. Nos preocupa cómo puede usarse nuestra información en redes sociales o cómo puede interferir en nuestras decisiones personales. Estamos quizás más que nunca conscientes de las líneas que dividen lo público de lo privado, porque en lo que decidimos compartir sobre nosotros a diario elegimos nuestras fronteras. Pero en el otro tipo de privacidad, en esa que sólo se experimenta viviendo solo, hay un magnífico provecho, propio de los tiempos que nos tocan vivir en las ciudades. Es más fácil metabolizar la vastedad de la experiencia si tenemos momentos –casi forzosos– para estar solos, en privado. Allí se forja la dignidad de la vida interior.

No hay una fórmula para el balance entre la necesidad de que nos conozcan y la necesidad de estar solos. Pero hay recompensas en ambos, hay riesgos en ambos. Al vivir solos, por ejemplo, obtenemos el poder de considerarnos como algo abstracto. Pero podemos perdernos en esa abstracción y perder los límites. El “otro” está allí para delimitarnos y gracias a ello actuamos con contención, con cordura. Pero es necesario también, a veces, inundar esos límites para cuestionar su integridad.

FAENA aleph

 

PD1.: Soledad: una dulce ausencia de miradas.
PD2.: Nunca finjas conmigo una sed que no sientas.
PD3.: Escribo por el placer de contradecir y por la felicidad de estar solo contra todos.
PD4.: Alguien que te busque más que a las llaves.
PD5.: Lo mejor de la depresión es el soundtrack.
PD6.: Nadie grita mejor que la lluvia.
PD7.: ¿En tu ruindad o en la mía?

domingo, 29 de mayo de 2016

En su lugar


PD1.: Nadie nos advirtió que extrañar, es el costo que tienen los buenos momentos.
PD2.: Tienes que encontrar tus sueños lejos de mi vida.
PD3.: No estoy loco, ahora lo entiendo. Soy mentalmente divergente.
PD4.: Me gustan las despedidas que inauguran un reencuentro.
PD5.: A veces los locos se hacen los tristes para que te sientas culpable.
PD6.: Podría quedarme perdido en este momento para siempre.
PD7.: Ven, destrocémonos el alma al aire libre.

sábado, 28 de mayo de 2016

Juegos

Podríamos agregar que la capacidad de ser niños es la única razón por la que la vida vale la pena, no solo para un escritor, y que todo a nuestro alrededor –el trabajo, los proyectos, el amor, la amistad, la ciencia, el arte–, son juegos a los que debíamos entregarnos con pasión y sin demasiado cálculo.

Errático amor.
Alonso Cueto.

PD1.: Todo lo intenso debe ser efímero.
PD2.: Somos aquello en lo que creemos, aún sin darnos cuenta.
PD3.: La soledad está bien, pero necesitas a alguien a quien decirle que la soledad está bien.
PD4.: Existir es vivir con ciencia a ciegas.
PD5.: La razón es esclava de la pasión.
PD6.: Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro.
PD7.: Me encanta la forma en que suavizas mi vida.

miércoles, 25 de mayo de 2016

Televisión

Nefasto!
Imagen: Ricardo Siri Liniers.


PD1.: Miro a la ambigüedad cuando estoy escribiendo, porque la vida es ambigua.
PD2.: Nos pasamos la mitad de la vida perdiendo el tiempo y la otra mitad queriendo recuperarlo.
PD3.: Dime si no es de mentira la realidad.
PD4.: Quererte resulta una aventura complicada.
PD5.: A veces queremos lo que queremos aunque sepamos que nos matará.
PD6.: Estás llena de música, como un árbol al viento.
PD7.: Voy a darle la fórmula para el suicidio lento: dedíquese a la cría de rencores.

sábado, 23 de abril de 2016

Microsiestas


La fase hipnagógica del proceso de dormir encierra un potencial que Salvador Dalí fue capaz de aprovechar y explicar.

La tenue frontera entre vigilia y sueño es, a decir de Salvador Dalí, “un hilo invisible y tenso” a través del cual el artista era capaz de caminar con una pequeña rutina.

Ésta consistía en tomar una o dos microsiestas durante el día, como preparativo para emprender una tarea demandante en el terreno creativo. Para ello es necesario seguir estos pasos:

1. Sentarse en una silla cómoda pero de respaldo recto, de preferencia con reposabrazos.
2. Sostener entre índice y pulgar una llave metálica y pesada.
3. Colocar bajo la llave un plato volteado bocabajo.
4. Cerrar los ojos y despejar todos los pensamientos de la cabeza, tratando de respirar tranquilamente.

Cuando Dalí “cabeceaba” y sus dedos soltaban la llave, ésta caía sobre el plato, lo que lo despertaba y traía de vuelta a la vigilia. Visto en cámara lenta, la microsiesta de Dalí duraba lo que tarda la llave en resbalar de los dedos y tocar el plato-campana, pero esto era más que suficiente para reponer fuerzas creativas.

El sueño hipnagógico es la primera de las cuatro etapas de un ciclo entero de sueño; es el famoso “estado alfa” donde el cuerpo está preparándose para ponerse en estado de suspensión, pero la conciencia aún se encuentra vigilante y es fácil despertar. Es el tipo de sueño donde nos vemos resbalando o cayendo y del cual despertamos en medio de un sobresalto.

El método de Dalí introduce una llave y un plato como elementos acústicos que tal vez provocan (aunque esto no ha sido científicamente demostrado) una pequeña descarga de adrenalina o cortisona, por lo que despertamos con una pequeña alerta, al igual que ocurre con las alarmas y despertadores comunes, con la ventaja de que el “gong” dura sólo un instante, lo suficiente para alertar nuestros sentidos y traerlos de regreso a la vigilia.

Durante la noche puedes complementar tus microsiestas con onirógenos, sustancias naturales que promueven la lucidez del sueño y el descanso; y descubre la que para Walter Benjamin era la mejor hora del día para relatar un sueño.
Aleph - Faena.

PD1.: Cualquier forma de amor que encuentres, vívelo.
PD2.: Si el amor no mata el orgullo, no es amor.
PD3.: Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.
PD4.: El cinismo es una forma antipática de decir la verdad.
PD5.: Y un día, de la nada, llegará alguien que por fin me quite el aliento con sus besos.
PD6.: Nada es para siempre!
PD7.: Educar la mente sin educar el corazón no es educación en absoluto.

jueves, 21 de abril de 2016

Buen corazón


PD1.: La música no suena suficientemente alta hoy.
PD2.: Tienes cara de confundir depresión con estrés.
PD3.: Pensé que había vivido una vida simple, pero he pecado demasiado.
PD4.: El tiempo pasa. Eso es seguro.
PD5.: Toda la vida esquivando balas y te mata un abrazo, una despedida y un nunca.
PD6.: La única cosa predecible de la vida, es que es impredecible.
PD7.: Después de todo, ¿quién sabe algo sobre el amor?

martes, 19 de abril de 2016

Desgraciados

Las auténticas fronteras, más que líneas físicas exteriores, están dentro de nosotros, son barreras del mundo de las ideas. Entendí que lo que nos hace felices como seres humanos puede ser muy diferente, pero lo que nos hace desgraciados y vulnerables, más allá de la cultura, la raza, el idioma o el nivel económico, es lo mismo para todos.

"Babel" de Alejandro González Iñárritu.
2006.

PD1.: Basado en una historia realmente estúpida.
PD2.: Soy más de error que de ensayo.
PD3.: No ha sido casualidad, has sido tú.
PD4.: Nunca me sobra la música.
PD5.: Me gustan las personas que me hacen olvidar mis auriculares.
PD6.: En vez de tirar dados pongo la música en random.
PD7.: Cuánto tiempo sin decir nada.

viernes, 1 de abril de 2016

Algo en el ojo

Con razón...
Imagen: Y viste como es.
PD1.: La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha.
PD2.: ¿Y tú a quién te dedicas?
PD3.: El suicidio en grupo denota espíritu de equipo y capacidad de sacrificio.
PD4.: Morirse combina con todo.
PD5.: Karma, creo que te has equivocado de persona.
PD6.: Antología poética de todas mis siestas.
PD7.: Si yo fuese mi talento, ¿dónde me escondería?

domingo, 27 de marzo de 2016

La ecuanimidad de la luz

Este 19 o 20 de marzo, según la latitud, se celebrará el equinoccio de primavera o equinoccio vernal en el hemisferio norte y el equinoccio de otoño en el hemisferio sur. Esta fiesta astronómica y antes religiosa marcará el más temprano ingreso de la primavera en relación al calendario desde 1896. El punto exacto del equinoccio, en el que el sol cruza el ecuador celeste de sur a norte, ocurrirá a las 4:30 horas del 20 marzo, tiempo universal. La variación del punto equinoccial tiene que ver con que el calendario gregoriano tiene años de 365 días y 366 en años bisiestos (como este año), mientras que la duración exacta del año es de 365.242 días.

En el equinoccio (aequs nox: noche igual) el día --en casi todo el mundo, salvo en los polos-- dura casi exactamente igual que la noche y la salida del sol se alinea exactamente con el este y la puesta del sol con el oeste. El equinoccio es el más preciso marcador del tiempo en la naturaleza y nos sitúa en un punto de equilibrio o ecuanimidad que es, como todo en este mundo, fugitivo, ya que no se mantendrá así y pronto el hemisferio norte se bañará de luz, avanzando hacia el esplendor de la naturaleza en el verano, mientras que en el sur es el inicio de la muerte cíclica de la naturaleza. La órbita de la Tierra yace inclinada en un eje de 23 grados y medios, esto hace que los equinoccios sean los puntos de equilibrio después de los cuales el hemisferio norte y el hemisferio sur cambian lugares para recibir la luz del Sol de manera más directa.

Astrológicamente  el equinoccio marca también el ingreso al signo de Aries, el año nuevo en la astrología occidental, el signo de fuego regido por Marte en el cual el Sol tiene su exaltación, y en el cual se celebra la renovación y revitalización de la naturaleza a través del incremento de la luz que insemina la tierra. Esto es solamente desde la perspectiva de la división zodiacal que mantiene la astrología, ya que debido a la precesión, el equinoccio ocurre contra el telón de fondo de las estrellas de Piscis (la astrología, sin embargo, sólo utiliza la precesión para medir los grandes años o eras mundiales). La primavera es el tiempo en el que despierta de su letargo la naturaleza con el vigor del Sol, las flores empiezan a crecer, los pájaros a cantar y en general la siembra se vuelve fértil, avanzando hacia la gran cosecha del verano. En la alquimia, tradicionalmente en primavera se recoge el rocío con el cual se fabrican los elixires y medicinas espagíricas, bajo la noción de que el rocío vehicula el espíritu universal, una esencia celeste que se logra captar a través de la sales de la Tierra, siendo en sí misma una especie de gota alquímica --un orbe microcósmico-- en su estado de potencia pura. Generalmente el rocío se recoge a la mitad de la primavera --bajo el estímulo de Tauro, un signo de tierra--, pero pueden haber variaciones en esta práctica.

Históricamente el equinoccio vernal es una de las grandes fiestas religiosas (ahora paganas), celebrado por las más diversas culturas. Muchas de las antiguas religiones tienen un carácter de astro-teología, ligando sus historias de creación y sus dioses con planetas y movimientos siderales. Es por ello que, por ejemplo, este día es el año nuevo persa (hoy Irán), o Nowruz, una festividad que data de tiempos de los zoroastros, lo cual hace sentido ya que ésta era una religión de la luz, profetas de fuego, y hoy es justamente un día regido por el fuego de Aries, el carnero, que ignita el año con su acción enérgica.

La Pascua, según estableció el Primer Concilio de Nicea, originalmente se celebraba el primer domingo después de la primera luna llena posterior al 21 de marzo o ese mismo 21 de marzo si fuera luna llena. Esto sugiere un sincretismo religioso entre la figura de Cristo y las religiones mistéricas, ligado a la fertilidad y a la adoración del Sol (Cristo siendo una clara manifestación del Sol, con similitudes con Mitra, la divinidad persa de la luz) . En su lectura Great Solar Symbol of the Messiah, Hall traza algunos paralelos entre Jesucristo y el Sol. Dice que de igual manera que el Sol une a la Tierra con el cielo, y une también a la materia con el espíritu, operando como un máximo pontífice, también Jesucristo sirve a este mismo rol. Las imágenes de los reyes y santos con coronas y halos, sabemos, son extensiones solares, que muestran la identidad entre el poder solar y el poder terrestre. De la misma manera que el Sol alza a los hombres "con sus rayos que terminan con manos, llevándolos hacia la luz", Jesucristo también alza a las almas hacia el Padre. El Sol es, al igual que Jesucristo, el símbolo de la restauración de la vida y la promesa de la eternidad. En la primavera este símbolo encuentra el fulgor para llevar la semilla al fruto.

pijama SURF


PD1.: Me están desterrando poco a poco.
PD2.: El amor es extraño. ¿Cómo puede algo tan maravilloso venir acompañado de tanto dolor?
PD3.: Porque también hay personas que son causa y consecuencia.
PD4.: Una mente ocupada no extraña a nadie.
PD5.: Encuentra lo que amas y deja que te mate.
PD6.: La sonrisa es una verdadera fuerza vital, la única capaz de mover lo inconmovible.
PD7.: Sí, no soy ejemplo a seguir.

sábado, 26 de marzo de 2016

Error

Solo eso...

PD1.: La amistad es un estado mental.
PD2.: Vida de mi vida, acéptame hoy.
PD3.: La miró a los ojos y hubo una comunicación entre dos infiernos: el de ella y el de él.
PD4.: Si prohibiésemos todo lo que vuelve locos a los hombres, toda la estructura social se derrumbaría.
PD5.: Para escribir algo tienes que correr el riesgo de burlarte de ti mismo.
PD6.: De todos los fantasmas, los fantasmas de nuestros antiguos amores son los peores.
PD7.: Lo acepto, no te he superado, pero créeme cuando te digo que ya no generas el mismo efecto en mi.